31 ene. 2010

Los Uffizi



La Galleria degli Uffizi es el museo más antiguo de Europa y aquel en que se refleja toda la gloria del renacimiento Italiano, del que Florencia fue la cuna y el máximo exponente. El edificio en sí fue encargardo a Giorgio Vasari por Cosimo I de Medici en 1560, y su construcción se completó 20 años más tarde. Su nombre, Uffizi, se debe al hecho que el mismo estaba destinado a alojar -y de hecho alojó durante muchos años- las oficinas de los magistrados. 

En sus comienzos, el edificio alojaba obras que formaban parte de las colecciones privadas de la Familia Medici a lo largo de los años, entre otras: esculturas griegas y romanas (que se encuentran en la Galería de las estatuas), instrumentos matemáticos, armamentos, obras de Tiziano, Rafael, Botticelli, y maestros Flamencos y Alemanes, entre otros. En 1737, Anna Maria Ludovica, hija de Cosimo I de Medici, lo transformó en el primer Museo europeo, al firmar un pacto mediante el cual donó todas las obras de la familia a la ciudad de Florencia. A partir de entonces, el Museo fue adquiriendo otras obras de manera constante, hasta transformarse en lo que es ahora.

Originalmente, Los Uffizi comprendían sólo el edificio original, en forma de U. Sin embargo, con el tiempo y la adquisición de nuevas obras este espacio fue quedando chico, lo que llevó a iniciar un extenso proceso de remodelación destinado a triplicar el tamaño del mismo. Cuando yo lo visité las tareas de extensión no habían sido terminadas así que no puedo comentarles acerca de las mismas, pero pueden verlas en el link de más arriba.

Las obras están ordenadas de forma cronológica, asi que es posible seguir la evolución del arte a través del recorrido. Basicamente, las salas pertenecen a la colección de la familia Medici, y luego están ordenadas por siglos, desde el XIII hasta el XVIII, más una colección especial dedicada al Renacimiento en el Norte de Europa. Mi sala preferida -y en ésto de original no tengo nada- es la del Siglo XV, donde se encuentran La Primavera y El Nacimiento de Venus, de Botticelli. 


 

Sí, ambos cuadros, que son ENORMES, están juntos en una misma sala, como para que a uno le agarre una sobredosis de belleza y se quede sin habla por varios minutos. Yo me acuerdo de haberme sentado muda, extasiada, frente a la Primavera y haber pasado de uno a otro con la mirada intermitentemente durante al menos 15 minutos, sin atinar a moverme ni a seguir recorriendo ninguna otra sala hasta que mi marido vino a buscarme.

Es dificil explicar el brillo de ambos cuadros, el nivel de detalle, la variedad de colores, la sensación de que están vivos. La piel de Venus parece translúcida casi, como si fuera real (según lo que leí, esto se debe a que Botticelli usó para pintarla una mexcla de yema de huevo diluida y témpera que asimila la apariencia a la de un fresco).La Primavera fue estudiada por un grupo de botánicos en 1982, quienes distinguieron en la pintura casi 200 especies de plantas diferentes. Imaginen por un segundo el nivel de detalle del que estamos hablando...

La mujer que habría inspirado ambos cuadros habría sido Simonetta Vespucci (casada con un primo lejano de Americo Vespucci, presunta amante de Giuliano de Medici) quien fuera considerada la mujer más bella de Italia. A su muerte, a los 22 años, Florencia decretó duelo oficial. Botticelli, quien habría estado enamorado de ella, fue enterrado a los pies de su tumba.

Las salas del Siglo XV tambien alojan el cuadro que les muestro más abajo: Madonna con un niño y dos ángeles, de Filippino Lippi, una pintura hermosa. Es uno de los cuadros más copiados de la Galeria y uno de los más famosos, en parte porque la mujer que sirvió de modelo de la Madonna habría sido una monja, Lucrezia Butti, que fuera amante de Filippino Lippi y que tuviera una hija y un hijo con él. Independientemente de estos escándalos, el cuadro es de una belleza muy serena, precioso.


Otras obras muy famosas son, entre tantísimas, La Batalla de San Romano de Paolo Uccello (cuya foto está más abajo), La Anunciación de Leonardo Da Vinci, la Venus de Urbino de Tiziano, la Madonna de Goldfinch de Rafael, y el Angel Musico de Rosso Fiorentino (tambien debao en una foto)
.
 
 

Creo que la particularidad de los Uffizi, sin embargo, no está sólo en las bellísimas obras de arte que aloja, sino en que el edificio mismo es una obra de arte. Los pisos de marmol, los techos decorados con pinturas grottescas, los vitreaux, la forma de las ventanas, la forma en que la luz se filtra por los pasillos: todo es perfecto, todo es hermoso, todo conmueve. Por eso, aún cuando tengan poco tiempo en Florencia, les aconsejo que no dejen de visitar este maravilloso museo. Y si tienen que elegir entre ver El David (que está en la Galeria della Academia) y los Uffizi, mi recomendación es que se queden con ésta última. No creo que se arrepientan.

Pueden ver más información de los Uffizi  aqui aqui y aquí y aquí les dejo el sitio oficial de los museos florentinos. Si quieren informacion acerca del resto de los museos de la ciudad, hagan click aqui.

Y para terminar el post, los dejo con una anecdota que leí en el libro Florence: the biography of a city, de Christopher Hibbert. 

Según cuenta Hibbert, a comienzos de la 2da guerra mundial las autoridades italianas decidieron esconder las obras más famosas de la Galeria en castillos y Villas lo suficientemente alejados de Florencia como para que las mismas no corrieran riesgo (no sólo riesgo de destrucción, sino de saqueo por parte de los Nazis). Algunas permanercieron alli desde 1940, otras fueron trasladadas en 1944 por orden de los Fascistas luego que la estación de trenes fuera bombardeada en marzo de ese año y cuando ya era evidente que los combates se acercaban a la ciudad (increiblemente para el traslado de estas últimas, habrian sido los alemanes quienes habrian proporcionado transporte y no los aliados).

En 1945, en la tarde del día en que los Alemanes ordenaron la evacuación de las casas ubicadas en la ribera del Arno (las que fueran luego dinamitadas junto con todos los puentes de la ciudad menos uno: El Ponte Vecchio, porque el soldado encargado de hacerlo no pudo destruir tanta belleza), el corresponsal de la BBC Wynford Vaughan-Thomas y el novelista Eric Linklater se dirigieron a las colinas que rodean Florencia y más específicamente a un Castillo llamado Castello di Montegufoni. En él se encontraban la Infanteria Mahratta de la 8ava división  India (perteneciente al Imperio Británico) y una serie de refugiados que habían estado durmiendo en el castillo. Para sorpresa de los recien llegados, las paredes del castillo estaban cubiertas de cuadros. 

En medio de la alegría por la llegada de los visitantes, que signaba el arribo de las tropas aliadas a Florencia y la pronta liberación de la ciudad, la gente comenzó a abrir los ventanales para dar entrada a la luz. Y a medida que el sol dejaba distinguir los cuadros de las paredes, cuenta Linklater que Vaughan-Thomas gritó "¡Uccello!", al mismo tiempo que él mismo gritaba "Giotto!" y se quedaban  ambos boquiabiertos, sorprendidos, deleitados. "Nos acercamos y los refugiados vinieron con nosotros y comenzaron a exclamar "Es cierto, es cierto! Uccello! Giotto! Bellisimo! Antiquísimo!" Luego oí un sorpresivo clamor de voces, un grito de deleite y a Vaughan Thomas gritando "Botticelli!" como si estuviera en la caza del zorro divisando uno desde una colina. Corrí a ver qué habían encontrado y me detuve frente a La Primavera."



* La foto del comienzo es una vista de los pasillos de la Galeria degli Uffizi disponible en wiki commons bajo licencia GNU Free Documentation License.

30 ene. 2010

Florencia en recuerdos de otros

Vanesa, una amiga a quien quiero mucho, me contó hace poco que el primero de mis posts sobre Florencia le había recordado a su abuelo, un Florentino que había debido emigrar a la Argentina. 

Para muchos de nosotros es cierto aquel dicho que dice que los Argentinos venimos de los barcos, y nuestros recuerdos de infancia están llenos de historias de tierras lejanas, paisajes desconocidos, sonidos ajenos y lenguas extrañas. Y así, uno aprende a amar lugares que nunca visitó, porque ama a la persona que los amó alguna vez.

Por eso le pedí a Vane que escribiera un post contándonos acerca de su abuelo. Aquí los dejo con su relato, el primero de esta nueva sección del blog: aquella de los recuerdos de otros. Y gracias Vane por compartir tus recuerdos.


" Gracias Marce por invitarme a dejar fluir mis recuerdos...

Mi abuelo José, un gran referente para mí, con toda su dulzura y sabiduría a pesar de no haber ido nunca a la escuela, tenía ese saber que da haber vivido a pleno cada instante, tanto los buenos como los malos. Era una costumbre que los domingos, despues del almuerzo familiar, mis hermanos y yo nos sentáramos junto a él en el gran sillón de su casa y escucháramos sus historias, las que rememoraba de su amada Florencia, en una época dura para la Italia, la del Ducce.

En esa época Florencia era la cuna del arte, y era visitada por muchos extranjeros. Mi abuelo era aspirante a pintor, así que después de la jornada de trabajo recorría sus calles haciendo bocetos de sus casas, sus gentes, sus paisajes. El trabajaba como empleado de una panadería, de 4 a 40 hs para ganar miserias. En esa época tenia apenas 13 años, y esa mezcla de niño y adulto, la responsabilidad de mantener a su mamá y a sus 7 hermanas.


Recuerdo el haber visto sus dibujos, el sólo mirarlos te transportaban a la bella Florencia, sus calles, su gente, podía ver a mi abuelo a la ribera del río Arno, sentado pintando esos bocetos del Ponte Vecchio, les juro que hasta podia captar sus aromas, sus sonidos...

A sus 15 años tuvo que dejar su ciudad, acorralado por el Ejercito de Mussolini. En el barco camino a la Argentina conoció una niñita francesa cuyos padres judíos habían sido masacrados por Hitler en Alemania, se miraron, y sin poder siquiera entenderse en ese momento por los distintos idiomas, permanecieron juntos toda la vida...

En cada uno de sus relatos sus ojos se llenaban de lágrimas, mezcla de emoción y tristeza, y yo crecí con el sueño de conocer algún día su bella y adorada Firenze."

*La foto del comienzo es una imagen de Florencia en los años '30, más específicamente de Via Cavour, y fue extraida de esta pagina web.



29 ene. 2010

Buenos Aires por Neoyorkinos

 

Una de las cosas más interesantes de viajar es -para mí- la posibilidad de adentrarse en una cultura distinta, de ver distintos puntos de vista sobre la realidad cotidiana, sobre las cosas de todos los días. Sin embargo, ésto no sólo puede lograrse viajando. Algo que a mí me gusta mucho- y a veces me divierte horrores- es conocer la opinión que los extranjeros tienen de la Argentina, qué lugares les gustan, qué recomiendan.

El New York Times publicó una nota con datos sobre qué hacer en Buenos Aires si uno sólo tiene 36 horas en la ciudad, que pueden ver aquí.Con la recomendación de los helados de Un'Altra Volta sin dudas coincido, pero me gustaría saber la opinión de los expertos, los habitantes de Buenos Aires: ¿coinciden con las recomendaciones y el itinerario del New York Times? ¿Qué agregarían o sacarían?

¡FELIZ FIN DE SEMANA!

 


26 ene. 2010

Sí, quiero





Hace hoy cuatro años, una mañana lluviosa y fría de enero, mi marido y yo nos casamos en Florencia. Nos casamos sólo por civil, pero valga aclarar que el registro civil de Florencia no es cualquier registro civil. ¿Se acuerdan que en posts anteriores les conté que las oficinas de la Comuna de Firenze estaban en Palazzo Vecchio? Bueno, en consecuencia, ¡ahí mismo está la sala de matrimonios!

Los casamientos se realizan en la Sala Rossa, llamada asi porque está toda decorada en rojo, con tapices en las paredes que representan "La Historia de Ester" y que pertenecieran al Imperio Austro-Húngaro. A finales del siglo XIX, la sala alojaba los cuartos privados del Baron Bettino Ricasoli, Gobernador General nombrado por el Rey Vittorio Emanuele II.






La ceremonia misma es bellísima y se divide en 3 etapas: las promesas, las firmas, y el intercambio de los anillos. A lo largo de la misma, ponen de música de fondo "Las cuatro estaciones" de Vivaldi (en nuestro caso, "El Invierno", porque nos casamos en esa época), y el Sindaco, que es el oficial de Registro Civil encargado de oficiar el matrimonio, dijo unas palabras bellisimas acerca de lo que significa casarse, formar una familia, sentar las bases de una vida en común.Al final de la ceremonia, la Comuna entrega como regalo dos certificados oficiales, un certificado en papiro decorado con diseño florentino (para enmarcar), la libreta de familia (si se ha solicitado) y una onza de plata con un paisaje de Florencia, como recuerdo. Tengo un recuerdo absolutamente mágico de ese día.






Por si acaso a alguno de los lectores les gustaria vivir una experiencia similar, les cuento que para casarse en Florencia no hace falta ser ciudadano italiano, ni siquiera residir en Italia, y todos los tramites con la comuna pueden hacerse por internet y por fax. Simplemente es necesario enviar un formulario reservando la Sala, y presentarse una semana antes de la boda con la documentación requerida: un documento emitido por el consulado del pais de origen llamado nulla osta, que certifica que no existe ningún impedimento a la celebración del matrimonio. Asimismo, una vez en Florencia, se realiza una declaración de no estar cubierto por los impedimentos del código civil italiano. En caso que los conyuges no hablen italiano, es necesario contratar un traductor para la ceremonia.

En el caso de ser ciudadanos italianos, los documentos son distintos y en el  de ciertos otros paises como USA, Australia o Japon se solicitan documentos adicionales. Pero en cualquiera de los casos, ningun documento es de dificil obtención y la comuna facilita todos los trámites y provee de toda la ayuda necesaria.

Pueden ver los distintos requisitos aqui.
Pueden ver los documentos que requiere el consulado argentino para emitir el Nulla Osta aqui.



24 ene. 2010

Florencia en fotos: Palazzos, jardines y vistas




¡Hola a todos los que estén leyendo! Espero que esten pasando un muy lindo fin de semana.

En este post voy a contarles acerca de dos de los palacios de Florencia: Palazzo della Signoria, o Palazzo Vecchio, y Palazzo Pitti. No son los unicos palacios que pueden visitarse, pero son los dos más importantes.  Palacios hay muchos más, y algunos son hoy museos que vale la pena visitar. Entre otros, pueden ver el Palazzo Medici-Riccardi, PalazzoRuccellai, Palazzo Strozzi, Palazzo Davanzati, dependiendo del tiempo que tengan.

Palazzo della Signoria o Palazzo Vecchio está, justamente, en Piazza della Signoria. Fue diseñado-se cree- por Arnolfo di Cambio y su construcción se realizó en etapas. La parte principal se terminó en 1302 y la Torre (que fuera la más alta de la época) en 1310.

A lo largo de su existencia se lo llamó de distintas maneras conforme a sus distintas funciones: Palazzo dei Priori (cuando alojaba a los Priores, que eran los oficiales de más alto rango del gobierno florentino, y al Consejo de Justicia), Palazzo del Popolo, Palazzo della Signoria, Palazzo Ducale (cuando el Gran Duque Cosimo I de Medici trasladó allí su residencia) y Palazzo Vecchio (Palacio Viejo, cuando los Medici trasladaron su residencia a Palazzo Pitti.  Cuando Florencia fue la capital provisional del gobierno Italiano, en el siglo XIX, fue la sede del mismo, y entre 1865 y 1871 alojó la Camara de Diputados y el Ministerio de Relaciones Exteriores. En la actualidad cumple dos funciones: es la sede el gobierno comunal, y es, además, un museo.

El museo tiene visitas guiadas en varios idiomas, uno de ellos el castellano. La visita, que es muy interesante, permite conocer salas que de otra manera no están abiertas al público y que muestran lo que fue la vida política florentina a lo largo de los siglos. Entre otras, pueden verse la Sala del Maggior Consiglio o Sala del Cinquecento (Sala del Consejo mayor, que debería haber sido decorada con frescos  de Miguel Angel y Leonardo da Vinci, pero fuera finalmente adornada con pinturas de guerra de Giorgio Vasari), el estudio de Francisco I, el cuarto de los Elementos, La Cancelleria (donde tuvo sus oficinas Macchiavelli, el autor del libro "El principe", clásico de la Teoría Política, que habría escrito para ganar el favor de los Medici), la Sala d'Udienza, la Sala dei Gigli, y el cuarto de Eleonora de Toledo (bellísimo, compuesto por dos salas, la Sala Verde, con las paredes recubiertas en frescos en ese tono pintados por Ghirlandaio, donde ella jugaba con sus hijos y su escritorio, con decoraciones grottescas) y su capilla personal. Desde estos ultimos, se accede al Corridoio Vasari, que conecta Palazzo Vecchio con Palazzo Pitti.

Pueden ver fotos de las distintas salas aquí.
Pueden ver una explicación detallada de las salas (en italiano) aqui.


Palazzo della Signoria o Palazzo Vecchio




Palazzo Pitti fue originalmente diseñado por Brunelleschi para Luca Pitti, no para los Medici. Eleonora de Toledo, esposa de Cosimo I de Medici, lo adquiere en 1549 para transformarlo en Palacio Ducal y trasladar allí sus residencias y es entonces cuando se convierte en el inmenso y majestuoso palacio florentino que es ahora. Fue tambien Eleonora de Toledo quien encargó el diseño de los magnificos Jardines de Boboli, que cubren una extensión de 45.000 km2.

Hoy el Palazzo aloja varios museos: La Galeria Palatina, la Galeria de Arte Moderno, el Museo de la Plata, la Galeria de Trajes, el Museo de Porcelana, y los mismos jardines de Boboli. Todos bellísimos.

 Pallazzo Pitti y Jardines de Boboli


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A continuación, les dejo algunas fotos sacadas desde Piazzale Michelangelo y desde un hotel cercano, Villa la Vedetta (sobre el cual les comentaré más en próximos posts). Piazzale Michelangelo es una plaza que se encuentra del otro lado del arno (por referencia a Palazzo Vecchio y el Duomo), del mismo lado que Palazzo Pitti, y desde donde se obtienen muy lindas vistas de la ciudad de Florencia. Se encuentra a mitad de camino entre el Centro Histórico y La Iglesia de San Miniato al Monte, desde donde la vista de Florencia es más completa (al estar a mayor altura).

Finalmente, adjunto también unas fotos del arno de día y de noche, desde distintos puentes. Espero que les gusten.


Calle hacia Piazzale Michelangelo



Vistas de Florencia desde Piazzale Michelangelo

 

Vista de Villa la Vedetta y de las colinas de la Toscana desde Piazzale Michelangelo



Vistas de Florencia de noche, desde Villa la Vedetta


 
 

El Arno, de noche y de día


 
 
 

21 ene. 2010

Florencia en fotos: Santa Maria Novella, San Lorenzo y San Miniato a Monte



En este post quiero contarles acerca de algunas de las Iglesias de Florencia. Como se imaginarán, hay muchas, y la verdad uno no da a tiempo de visitarlas a todas, pero si tienen tiempo de ver al menos estas tres, son muy bonitas y se las recomiendo.

La primera es la de la foto del comienzo de este post, Santa Maria Novella. Está muy cerquita de la terminal de ómnibus- que lleva el mismo nombre- así que si llegan a Florencia por ese medio, cruzando la calle ya se encuentran con la parte posterior de los jardines que la rodean.
La iglesia data del siglo XIV, y fue realizada por el monje Jacopo Talenti. La fachada fue realizada por Alberti, bajo el mecenazgo de la familia Rucellai (emparentada tambien con los Medici). Una anecdota es que la parte inferior de la fachada debió ser conservada como estaba porque en ella había nichos ya pagados por otra ilustre familia florentina, los Baldesi.

El interior se destaca por su techo abovedado, con arcos decorados en verde y blanco, y por las capillas construidas por los sobrevivientes de la gran plaga de 1348. Asimismo, está decorado por obras maravillosas de artistas como Boticelli, Bronzino, Santi di Tito, Buontalenti,  Andrea di Bonaiutto, Ucello y Giovanni della Robbia, entre otros.

A pocos pasos de la Iglesia, está la Officina Profumo Farmaceutica di Santa Maria Novella, fundada por monjes dominícos en 1221. El edificio en sí ya amerita la visita, aunque no piensen comprar nada, porque es una joya arquitectónica que guarda, ademas,antiguos instrumentos de la farmacia. Los productos y aromas, artesanales, son sencillamente exquisitos. Hay una pagina de facebook de la perfumeria donde pueden ver fotos de la misma y de los productos.

No muy lejos de Santa Maria Novella, se encuentra la Basilica de San Lorenzo,que es la mas antigua de Firenze y que contiene las Capillas Medici, donde se encuentra el mausoleo de los integrantes de la ilustre familia florentina. La Capilla es PRECIOSA, y vale la pena hacer la visita guiada a la misma.

La Basílica en su forma actual fue reconstruida en la segunda mitad del siglo XI  y ampliada en  el siglo XV por Brunelleschi, convidrtiendose en la primera iglesia decorada en el estilo el primer renacimiento.  El exterior, que fue encargado a Miguel Angel, nunca fue completado.
El interior está construido en forma de cruz, con naves a los costados separadas por columnas corintias realizadas en pietra serena (la misma piedra utilizada en Palazzo Vecchio y Palazzo Pitti, entre otros). En la nave se encuentran dos pulpitos de bronce, obra de Donatello (su última obra).

Basílica  de San Lorenzo

 





La Iglesia de San Miniato al Monte se encuentra del otro lado del Arno (en el sector llamado Oltrarno), sobre una colina llamada originalmente Monte Fiorentino y desde los jardines de la misma puede observarse Florencia a lo lejos, con una vista panorámica increible.

Es una iglesia antiquísima, que data de la edad media. San Miniatro habría sido un principe armenio que, luego de denunciado al emperador Decius por cristiano y hermita, fue arrojado a las fieras, quienes se habrian rehusado a devorarlo. Aparentemente, en virtud de ello, el emperador ordenó su decapitación pero, luego de decapitado, el cuerpo de San Miniato habría tomado su cabeza y habría huido con ella, cruzando el Arno, hasta el Monte Fiorentino, donde se encontraba su hermita y allí habría muerto. Y es en este lugar donde se construyó la basílica.

La estructura de la misma está compuesta de una cripta (donde estan los restos de San Miniato), un presbisterio y una sacristía. El arco que divide la nave del presbiterio está decorado como la fachada, en marmol verde y blanco, pero esta decoración no es original sino que data del siglo XII y es típica del estilo romanesco florentino. La sacristía está decorada con frescos de Pinello Aristino (abajo pueden ver algunas fotos, pero están un poco oscuras porque no se permite flash y la cámara que tenía en ese entonces no permite graduar velocidad ni apertura de diafragma).



San Miniato al Monte
 
 
 





 
 
 



Hay una iglesia importante que me falta conocer, y que tengo pendiente para la próxima visita: la Iglesia de Santa Croce. Si ven la película A room with a view, que en castellano fue traducida como Un amor en Florencia (y donde muestran Florencia hermosísimamente), podrán ver tanto la fachada como el interior. En esa película tambien se ve muy bien Piazza della signoria especialmente la Loggia dei lanzi (que es donde el personaje de Helena Bonham Carter se desmaya).

¡Espero que les haya gustado el post y que les haya dado ganas de visitar Florencia!