29 mar. 2010

Perspectivas




¿Qué ven cuando miran las fotos de este post?






Si  ven pobreza, casas de adobe, techos de paja o de chapa, baches en las calles, vegetación fuera de control: entonces ven lo que veía yo, con tristeza, al mirar por la ventana del auto, yendo de un pueblo a otro por trabajo.

Si ven cables de teléfono y luz, bombas de agua, abundancia de árboles que den sombra y frutos, rutas de asfalto: entonces ven lo que vieron mis compañeros de trabajo, originarios de República Centroafricana y Rwanda, al exclamar:

" ¡Qué gran país, Costa de Marfil! ¡Hay luz y agua en todos los pueblos y el asfalto llega a todas partes! ¡Cuanto desarrollo!"

Allí, en ese momento, entendí como nunca antes que todo depende del cristal con que se lo mire...





26 mar. 2010

Divisiones inesperadas


El 24 de diciembre de 1999 no fue una   nochebuena más para Costa de Marfil. Ese día, mientras la población cristiana planificaba navidad y ultimaba las compras de último minuto, tuvo lugar el primer golpe de estado que derrocaría al entonces presidente de la República, Henri Konan Bedié, a manos de las FANCI (Fuerzas armadas de Costa de Marfil), entonces al mando del General Robert Guéi.

Cuentan quienes vivieron esos tiempos que los marfilenses, desacostumbrados a las crisis políticas que habían asolado a sus vecinos durante buena parte de su historia, no se hicieron demasiado problema. "Esto no es Sierra Leona ni Liberia"- repetían a los extranjeros que les advertían que tuvieran cuidado, que defendieran las instituciones porque el camino de los golpes de estado era peligroso. "Esto es Costa de Marfil, el exportador del 40% del cacao mundial, la perla de Africa occidental" "Nunca podremos convertirnos en Liberia", confiaban. Tanto era así, que ni siquiera hacían caso del toque de queda impuesto inmediatamente después del golpe, y sobre ésto hay varias anecdotas (que han ido variado  y agrandándose con el paso de los años posiblemente para hacerlas más graciosas).

Inmediatamente despues del golpe, el nuevo gobierno había establecido un toque de queda (couvre-feu, en francés) a las 10 de la noche. A los pocos días,  viendo que los habitantes no hacían el menor caso del mismo y seguían juntándose en maquis (restaurants locales) para comer, bailar y divertirse, el gobierno decidió bajar la hora del toque de queda a las 9 de la noche, y establecer patrullas, con orden de abrir fuego ante movimientos sospechosos y detener a quien se encontrara en violación del mismo. Así las cosas, cuentan que una noche, al pasar por un maquis, una de esas patrullas escuchó música fuerte, charlas y risas saliendo de aden, casi llegada la medianoche. Furiosos, apuntaron con los faroles del patrullero hacia dentro del maquis, mientras los comensales se escondían entre los arbustos. El patrullero entonces bajó las luces, y dió una vuelta a la manzana, lo que fue suficiente para que las risas y las charlas volvieran al maquis, y para que los policías descubrieran in flagranti a todo el mundo. Descendieron del patrullero, enojadísimos, y, como corresponde en la tradición africana, se dirigieron al más anciano, que estaba sentado en una silla, tranquilamente, diciendole:

Policías: ¡¿Qué hacen aca?! ¡¿No escuchó que hay un toque de queda?!  ¡¿No sabe que no se puede salir a causa del toque de queda, que podriamos haberles disparado, que tendriamos que llevarlos presos a todos?!
Anciano: Sí, escuché acerca de ese "couvre-feu"
Policías: ¡¡¡¿Y entonces?!!!
Anciano: Y...yo vengo escuchando que todo el mundo habla de este señor couvre-feu que no nos deja hacer cosas, que por su culpa no se puede salir, que no se puede hacer tal ni cual, pero como yo a ese señor no lo conozco, me dije que ¿por qué iba a preocuparme? ¡seguramente a mí ese couvre-feu no va a venir a buscarme porque no sabe quien soy!

Cuentan que, en ese momento, la totalidad de los presentes, policías incluidos, estallaron en una gran carcajada. Se dispersó la fiesta, nadie fue preso, y el dueño del maquis sólo recibió una advertencia. La vida parecía seguir más o menos igual.

Pero, claro está, no fue así. Nada fue igual, ni lo es aún. Apenas seis meses despues del golpe se habría de modificar la constitución nacional, estableciendo que sólo eran marfilenses quienes eran hijos de madre y padre (ambos) nativos de Costa de Marfil, se establecieron operaciones de identificación de población y se restringieron las libertades de aquellos "de origen dudoso".nEn base a estas modificaciones, se proscribió la candidatura de siete personas a la Presidencia. Finalmente, Laurent Gbagbo ganaría las elecciones en el año 2000, con el voto de apenas el 22% de la población. 

Un segundo intento de golpe de estado en el año 2002 llevaría al país a una tan breve como cruenta guerra civil que lo dividiría en dos durante cinco años, y que terminaría de aplastar las ilusiones de una salida facil de la crisis. El General Guéi y su familia fueron asesinados, junto con otras trescientas personas. De acuerdo al apellido de cada uno, a su origen, la población escapó como pudo al norte o al sur, en busca del cobijo de sus familias de origen, y así el país se llenó de desplazados internos. El Norte del país quedó bajo el mando de las FAFN (Forces armées des Forces nouvelles), y el sur del país, menos de la mitad, fue retenido bajo control gubernamental. 

En 2004, el horror se repetiría. Un ataque a la base francesa en la norteña ciudad de Bouaké, con la consiguiente destrucción por parte de Francia de la aeronautica marfilense, desencadenó un cruento ataque a los miles de extranjeros que poblaban el país. En el año 2007, tras los llamados "Acuerdos de Ouagadougou", el país comenzó a reunificarse pero, aún hoy, tres años después, las elecciones que debían tener lugar en octubre de 2005 no han ocurrido y nadie sabe a ciencia cierta cuando tendrán lugar.

Durante los casi tres años que viví en Costa de Marfil, siempre tuve la sensación que nadie sabía cómo habían podido llegar a ese punto, cómo ese gran país había podido deteriorarse así, cómo habían pasado de ser hermanos a auscultar los orígenes del vecino para saber si creer en él o no. Es como si la crisis se les hubiera colado por los rincones, y el odio, un odio agazapado e inatendido tantos años, hubiese impregnado todo, para incredulidad de la población. Abundaban las teorías conspiradoras, las búsquedas de culpables, los ataques y las broncas, pero la realidad era que nadie sabía cómo harían para salir del embrollo, y hasta empezaba a perderse la esperanza de salir del todo algún día. Sin darse cuenta, se habían creado divisiones inesperadas y ahora los huecos eran tan grandes que parecían allí para quedarse. Es tan facil destruir, y tan dificil volver a armar aquello que se ha hecho pedazos...

 * La foto del comienzo fue tomada en la ruta a Bocanda en septiembre de 2005, durante la estación de lluvias.







24 mar. 2010

Florencia de lujo en primavera: super oferta de la Villa San Michele



Quienes han leido mis tips de alojamiento en Florencia, saben de mi fascinación por la Villa San Michele, y de mi sueño de parar alguna vez allí. Y si de soñar se trata, lo ideal sería parar allí en primavera, en lo posible en mayo, para poder asistir a las óperas del Maggio Musicale Fiorentino.  Claro, con precios que comienzan en más de 800 euros por habitación doble, mi sueño no parece nada sencillo de cumplir, pero soñar no cuesta nada ¿verdad?

Pues bien, si alguno de ustedes comparte mi sueño, y tiene algún dinero extra disponible, les cuento que la Villa tiene una super oferta disponible para abril y mayo de este año, nada más ni nada menos: ¡precios rebajados a menos de la mitad! 

La habitación de la foto de abajo, la habitación doble deluxe pasa de costar 1070 euros a costar 440 por noche, con desayuno americano incluído.


Y la Executive Junior suite, que pueden ver en la foto que sigue, pasa de costar 1770 euros a costar 660 euros, también con desayuno americano incluido.


Está claro que los precios no son para cualquier mortal, aún rebajadísimos como están, pero al menos por un instante pareciera que el sueño está más cerca ¿no?

Y ustedes, cuentenme ¿sueñan con visitar alguna ciudad en especial, parar en algún hotel en particular, viajar en la primera clase de alguna línea aerea? 

¡Espero que esten teniendo una linda semana!

*Todas las fotos fueron extraidas de la pagina web oficial de la Villa San Michele


5 años


Hoy amaneció en Chipre como hace cinco años amanecía en Córdoba: azul el cielo, fresca la mañana, soleado.

En un día como hoy, hace cinco años, dejé Argentina, sin tener idea de todo lo que habría de ocurrirme desde entonces. Fue como si partir hubiera puesto en marcha un remolino de acontecimientos, y hubiera presionado fast forward en mi vida, esta vida de trotamundos que empezó a gestarse a partir de ese momento. Para muestra, basta un botón:

5 meses despues de partir, estaba en un continente distinto de aquél al que me había ido.
5 meses despues de partir, conocía a mi marido
10 meses despues de partir, me casaba.
21 meses despues de partir empezaba a trabajar en el que fue, en muchos sentidos, el trabajo de mis sueños.
3 años despues de partir, estaba embarazada ¡de mellizos!.
3 años despues de partir, había cambiado una vez más de país y continente.


A veces la vida sí cambia en un instante, o eso pareciera....





19 mar. 2010

Recorrido beauty de Buenos Aires

¡Hola a todos! Para el post de hoy les traigo un autor invitado de lujo: nada más ni nada menos que Mrs Fruticienta, del fantástico blog Be Stylish or Die Trying, que fue reconocido por la revista Clarin Mujer como uno de los 10 blogs imperdibles en materia de moda y belleza. Siguiendo con la idea de los recorridos temáticos, le pedí a Fruti que hiciera un recorrido beauty de Buenos Aires, y aquí está. Con ustedes, Fruticienta:

---------------------------------

Si bien no puedo hablar de recorridos culturales (tengo poco viaje en mi haber) de lo que si puedo hablar es de recorridos beauty. Les muestro lugares a los que fui, iré y a los que me encantaría ir. Algunos accesibles y otros no tanto, pero todos son paraísos terrenales para las que disfrutamos de cuidarnos.


Por si se quedan en la capital federal… y por el microcentro les muestro dos opciones geniales:

 
Le Spa Rouge: un spa urbano creado por la cadena de perfumerías Rouge. Mientras compran algún perfume o crema de tratamiento en las Galerías Pacífico o almuerzan en Le Bistró Rouge (también de la perfumería) pueden acceder a algún tratamiento express o no tanto. Hay para todos los gustos: masajes, limpiezas faciales, sesiones de powerplate, cabinas de ozono y por sobre todas las cosas: relax. Una anfitriona los recibe y les ayuda a encontrar el mejor tratamiento para ese día o fin de semana.





La Maison Lancome: sobre la avenida Santa Fe, es uno de los pocos que existen en el mundo. Allí no sólo se pueden adquirir los productos de la firma francesa, sino que también se puede acceder a clases de maquillaje, asesoramiento personalizado para la elección de cremas, perfumes o lo que se desee. También cuenta con servicios de limpieza profunda del cutis, tratamientos anticelulíticos y el LANCÔME DIAGNÔS EXPERT, ideal para conocer en forma precisa la naturaleza exacta de la propia piel, visualizar en una pantalla el estado de la misma en la superficie y en profundidad para identificar las necesidades y poder asesorar sobre el producto adecuado para ella.





Un poco más especializado es el Spa AquaVita del Doctor Ruben Muhlberger, un referente de la medicina ortomolecular y de rejuvenecimiento. No sólo tiene ese spa, sino que cerca está la clínica para tratamientos más complejos: botox, depilación definitiva, hilos tensores y hasta un tratamiento de brilloterapia (para suavizar, disimular arrugas y darle resplandor a la piel)





Y por último, si los maridos se quejan de que una sólo tiene ojos y disponibilidad para la belleza, se lo puede llevar (engañado, obvio) a La Reserva Sofitel de Cardales , a 61km de la capital. Mientras él disfruta del paisaje y del singular restó con una barra increíble (la caipirinha es increíble), una puede escabullirse hacia el Spa y disfrutar no sólo de los tratamientos tradicionales sino del circuito especial de aguas único en sudamerica.


 
Espero que vayan aunque sea a alguno de los lugares de la capital, les recomiendo darse una vuelta por las perfumerías Rouge y La Maison Lancome, aunque sea para dsifrutar del ambiente.




Después me cuentan que les pareció.







17 mar. 2010

La solidaridad bien entendida empieza por casa


Cuando llegué a Daoukro, Costa de Marfil,  después de alquilar una casa junto con el resto de mis compañeros de trabajo, tuvimos que tomar la decisión de contratar o no servicio doméstico. En Africa es usual hacerlo, y de inmediato, ni bien nuestra presencia en la ciudad se hizo conocida, distintas personas empezaron a tocarnos la puerta a distintas horas para ofrecer aquello que sabían hacer: limpiar, planchar, cocinar, manejar un auto, ocuparse del jardín, hasta hacer las compras.

El dilema, para nosotros, era de corte moral: ¿era correcto emplear personal para hacer tareas que podíamos hacer nosotros mismos?. Sabíamos que hacerlo era moneda corriente en Africa. Mi marido me contaba que, cuando vivía en Rwanda, su empleada doméstica tenía a su vez ella misma una empleada doméstica y una niñera. Pero nos preocupaba la imágen que daríamos en la comunidad en la que estábamos intentando insertarnos, no sólo de nosotros mismos, sino de la organización para la que trabajábamos. En particular, nos preguntábamos si ésto podía hacernos ver como neo-colonos (fundamentalmente teniendo en cuenta que dos de entre nosotros tres éramos blancos). No queríamos dar la imágen del extranjero que se aprovecha de la población local, contratando mano de obra barata para hacer hasta la menor de las tareas. La sola idea nos resultaba violenta, y creíamos, además, que podía afectar nuestras relaciones con la gente de la ciudad. Así que, en lugar de contratar muchas personas, decidimos contratar una sola para que se encargue de la limpieza, y hacernos cargo nosotros del resto de las tareas, y ésto a condición de pagarle un sueldo digno (lo mismo que se pagaba en Abidjan, la capital. En Daoukro se pagaba usualmente una cuarta parte) y de darle libres los fines de semana (normalmente los empleados domésticos trabajan los siete días de la semana).

El año siguiente, luego de casarnos, mi marido y yo alquilamos un departamento en Abidjan. Yo, en ese momento, estaba sin trabajo, sólo acompañándolo, así que decidimos no contratar personal doméstico, ya que yo estaría todo el día en la casa, y del resto de las cosas (jardín, piscina, mantenimiento) se encargaba la administración del edificio.

Un día, al poco tiempo de mudarnos, el encargado me tocó la puerta. Me dijo que había notado que no tenía a nadie ayudándome con las cosas de la casa y que él tenía alguien para recomendar. Yo le expliqué que habíamos decidido no contratar a nadie por el momento, porque yo tenía tiempo suficiente para hacerlo, y él me miró un rato. Y después, con esa sinceridad tan directa que tienen los africanos, me dijo sin tapujos: "Eso está mal". Yo me quedé sorprendidísima y le pregunté por qué lo decía. Y él me respondió algo que recuerdo como si hubiera sido ayer: "Porque hay que compartir la buena suerte. Si su marido tiene trabajo y ustedes tienen dinero, hay que repartirlo. Si usted no contrata alguien que la ayude, hay una persona menos con trabajo, alguien que lo pasa peor. Cuando uno tiene trabajo, tiene que dar trabajo. Así es como debe ser."

Yo no atiné a decir casi nada, pero me quedé pensando mucho en sus palabras. Y empecé a atar cabos con situaciones que había ido observando desde que había llegado y a las que no les había encontrado explicación hasta entonces. Entendí, por ejemplo, por qué la chica que nos ayudaba con la limpieza en Daoukro tercerizaba el planchado, y por qué así lo hacían casi todos los empleados domésticos: siempre había alguna tarea que "tenían un hermano (frère, como llaman cariñosamente a los amigos) que la hacía mejor, y que a ellos no les salía bien. Este es el caso, por ejemplo, de las famosas lavandières de Abidjan,donde burkinabés lavan la ropa en el río, por encargo, y la cuelgan a secarse en el pasto, generando un espectaculo de colores impresionante.


Entendí por qué, cuando una persona tiene trabajo, su familia considera que debe hacerse cargo de ayudar en la educación de sus primos y sobrinos, aún cuando tenga familia propia. Entendí por qué uno de mis compañeros había llegado de Alemania (donde vivía hacía 7 años) con dos valijas de exceso de equipaje, llena de cosas que él ya no usaba para llevar a su familia extendida cuando los visitara en Togo. Recordé que, cuando alguien muere, es obligación moral y social contribuír económicamente con sus deudos, no sólo para los gastos funerarios, sino también para hacer más llevadero el tiempo después del mismo, y que los jefes de pueblo (una institución tradicional, reconocida administrativamente) suelen llevar en un cuaderno la lista de quien contribuye y con cuanto, porque si alguien puede dar y no lo hace la condena social no se hará tardar y se retribuirá la descortesía cuando alguien de su familia muera. Recordé, también,  una anécdota que me habían contado los abogados de la aseguradora de la organización, en la que todo un pueblo se presentó a cobrar la póliza por la muerte de uno de sus habitantes, aduciendo que todos, al fin y al cabo, se habían visto tocados y  afectados por su muerte.

La suerte se comparte-me había dicho Alí, el encargado. Y se comparte, pienso, porque en Africa entienden que somos todos uno, porque hay como una propiedad comunitaria de la suerte, por decirlo de alguna manera: Al compartir lo que se tiene, en lugar de guardarlo, quizás haya menos riqueza material individual, pero habrá, al menos, quienes sean un poquito menos pobres y , ojalá, un poquito más felices.

13 mar. 2010

Recorridos temáticos: La New York de la TV



New York es, para muchos de nosotros, una ciudad conocida. Aunque nunca hayamos ido, aunque haga mucho que no volvemos (como es mi caso), New York está siempre presente a través de programas de televisión, series, libros y películas de cine. La vemos todo el tiempo, leemos acerca de ella, escuchamos hablar de ella, y es así como pensamos que, al momento de ir, seguramente nos sentiremos como en casa y seremos capaces de  reconocer hasta el más pequeño de sus rincones.

Por eso hoy les traigo este post: para que cuando vayan puedan identificar aquellos edificios que hemos aprendido amar a través de la tele, y para que la sensación de hogar sea aún más grande.

La NY de Friends:

Para gran desilución de muchos, la serie nunca se filmó en New York , sino en distintos estudios en California (quizás por eso había tan pocos exteriores). Sin embargo, sabemos que:

- El exterior del edificio de departamento de Monica, Rachel, Chandler y Joey está en el West Village, más específicamente en 90 Bedford St, en la esquina con Grove St.

- El Central Perk no existe. Una franquicia iraní había abierto versiones del mismo en distintas ciudades del mundo pero el de NY cerró. En la actualidad quedarían abiertos sólo los de Dubai y Suiza. Pueden ver la página oficial de la misma aquí.

- Ross daba clases en la Universidad de New York, que se encuentra en 70 Washington Sq. South, y trabajó un tiempo en el Museo de Historia Natural, que queda en Central Park West at 79th St. Allí está el planetario donde tuviera lugar la primera cita de Rachel y Ross, y donde pasaran su primera noche juntos.

- Rachel trabajó un tiempo como personal shopper en Bloomingdale's. La tienda es super famosa y obviamente existe, así como también el servicio que ofrecia Rachel, que es gratuito. En New York hay varias sucursales, la más famosa está en 59th St. y Lexington Avenue y aqui pueden informarse más acerca del servicio de personal shoppers.

La NY de Seinfeld:

Seinfeld sí se filmó en New York, y la mayor parte de los lugares mostrados en la serie existen. Es más, el verdadero Kramer (la persona en quien se basaron para escribir el personaje) organiza un tour guiado de las locaciones, que dura 3 1/2 hs. Si les interesa, aqui pueden obtener más información. Si quieren hacer el recorrido solos, sabemos que:

- El departmento de Jerry Seinfeld no se encuentra donde decía la serie (en 129 W. 81st Street), ya que esos exteriores fueron filmados en Los Angeles.

- El café donde solían encontrarse los personajes, Monk's café, se llama en realidad Tom's Restaurant y queda en  la esquina de west 112 st y broadway, cerca de la universidad de Columbia.

- El restaurant del episodio "The Soup Nazi"ya no existe y se rumorea que se convertirá en un museo de la sopa. Se llamaba Soup Kitchen International y estaba en West 55th Street, casi en esquina con la 8ava avenida.

- Roosevelt Hospital está en 1000 10th Avenue

- H&H Bagels está en 639 West 46th Street

- Los estudios de la NBC están en el Rockefeller Center.


La NY de Sex and the City: 

Esta es, quizás, la serie en la cual la ciudad fue la mayor protagonista. Y como es una serie de culto. HBO tenía un mapa con todas las locaciones en la página oficial de la serie, pero recientemente lo han sacado. Sin embargo sabemos que:


- El departamento de Carrie está en 66 Perry Street, entre West 4th y Bleecker St.

- El departamento de Samantha está en Gansevoort Street en el Meatpacking District.

- El departamento de Miranda en Manhattan estaba en 33 W 78th St.


- El parque donde se casan Miranda y Steve es el Jefferson Market Library and Garden, y está en la esquina de la 6ta avenida y 10th Street.  

- La Galería de Arte donde trabajaba Charlotte se llama en realidad Louis K Meisel Gallery y está en 141 Price Street.

- Las cupcakes que comían en la serie son de Magnolia Bakery, que se encuentra en 401 Bleecker Street, en la esquina con West 11th Street en el West Village.

- El lugar donde Charlotte compra "the bunny", se llama "The Pleasure Chest" y está en 156 7th Avenue South.

- Manolo Blahnik está en 31 West 54th St.

- Jimmy Choo está en Olympic Tower, en  645 Fifth Avenue.

- El restaurant donde Carrie come con Alexander Petrovski y sus amigos se llama Pastis y está en la esquina de la 9 Avenida y 13th St. 

Como en el caso de Seinfeld, hay tours especializados en SATC, con ómnibus rosas de dos pisos que recorren las distintas locaciones durante 3 horas. También pueden ver un mapa con muchas locaciones aqui.

La NY de What not to wear:

¿Alguna vez se han preguntado dónde llevan a los protagonistas de compras por la ciudad? ¿Les parece que, de ir a NY, les gustaría ir a esas tiendas porque alli podrían encontrar algo que les guste? En el programa, rara vez muestran los nombres de las mismas, pero en la página web oficial del programa están todas las respuestas. Sólo tienen que hacer click aquí, y todos los misterios serán develados!


Espero que les haya gustado este post y, si tienen curiosidad acerca de las locaciones de alguna otra serie, mandenme un mail o díganmelo en un comentario y prometo buscar el lugar preciso donde se encuentran sus hitos preferidos ¡ si es que existen!

¡Que pasen un hermoso fin de semana!