26 ene. 2010

Sí, quiero





Hace hoy cuatro años, una mañana lluviosa y fría de enero, mi marido y yo nos casamos en Florencia. Nos casamos sólo por civil, pero valga aclarar que el registro civil de Florencia no es cualquier registro civil. ¿Se acuerdan que en posts anteriores les conté que las oficinas de la Comuna de Firenze estaban en Palazzo Vecchio? Bueno, en consecuencia, ¡ahí mismo está la sala de matrimonios!

Los casamientos se realizan en la Sala Rossa, llamada asi porque está toda decorada en rojo, con tapices en las paredes que representan "La Historia de Ester" y que pertenecieran al Imperio Austro-Húngaro. A finales del siglo XIX, la sala alojaba los cuartos privados del Baron Bettino Ricasoli, Gobernador General nombrado por el Rey Vittorio Emanuele II.






La ceremonia misma es bellísima y se divide en 3 etapas: las promesas, las firmas, y el intercambio de los anillos. A lo largo de la misma, ponen de música de fondo "Las cuatro estaciones" de Vivaldi (en nuestro caso, "El Invierno", porque nos casamos en esa época), y el Sindaco, que es el oficial de Registro Civil encargado de oficiar el matrimonio, dijo unas palabras bellisimas acerca de lo que significa casarse, formar una familia, sentar las bases de una vida en común.Al final de la ceremonia, la Comuna entrega como regalo dos certificados oficiales, un certificado en papiro decorado con diseño florentino (para enmarcar), la libreta de familia (si se ha solicitado) y una onza de plata con un paisaje de Florencia, como recuerdo. Tengo un recuerdo absolutamente mágico de ese día.






Por si acaso a alguno de los lectores les gustaria vivir una experiencia similar, les cuento que para casarse en Florencia no hace falta ser ciudadano italiano, ni siquiera residir en Italia, y todos los tramites con la comuna pueden hacerse por internet y por fax. Simplemente es necesario enviar un formulario reservando la Sala, y presentarse una semana antes de la boda con la documentación requerida: un documento emitido por el consulado del pais de origen llamado nulla osta, que certifica que no existe ningún impedimento a la celebración del matrimonio. Asimismo, una vez en Florencia, se realiza una declaración de no estar cubierto por los impedimentos del código civil italiano. En caso que los conyuges no hablen italiano, es necesario contratar un traductor para la ceremonia.

En el caso de ser ciudadanos italianos, los documentos son distintos y en el  de ciertos otros paises como USA, Australia o Japon se solicitan documentos adicionales. Pero en cualquiera de los casos, ningun documento es de dificil obtención y la comuna facilita todos los trámites y provee de toda la ayuda necesaria.

Pueden ver los distintos requisitos aqui.
Pueden ver los documentos que requiere el consulado argentino para emitir el Nulla Osta aqui.



7 comments:

Lola Lola dijo...

¡Qué maravilla! Esto sí que es asegurarse un recuerdo maravilloso...ahora quiero (suspiro)!
Lauren Baccall es una excelente elección...aunque hay que saber silbar...
Besos, gracias por pasarte por mi blog!

Mrs. Fruticienta dijo...

Que hermoso!!encima que te casaste con tu principe azul, te casaste en un palacio. Voy a ver si consigo que Mr. Ewok me lleve por ahi y lo hago caer en la trampa por segunda vez ;)
Besotes!

Ceci (también Chechu) dijo...

Que experiencia maravillosa debe haber sido!
Que buenos recuerdos! Besos.

Marcela dijo...

Gracias! Fue un día absolutamente perfecto, es más me volveria a casar para volver a vivirlo ;)
Lola: Yo sé silbar! ;)
Fruti: Yo creo que Mr Ewok se tira solito a la trampa, no hace falta que lo hagas caer.

Pola dijo...

Lástima que no nos invitaste, así no vale!

Marcela dijo...

Para los 10 años de casados volvemos y hacemos la fiesta y ahi invitamos, queres? ;)

joshylola dijo...

Vaya sitio más bonito para casarse, me encanta el salón

Adoro recibir comentarios a mis posts ¡gracias por dejar uno!